zero alicientes... zero gluten... algún zero más??

Esplicar mi ánimo de estos últimos días es más que complicado...
Mi vida ya era un kaos antes de mi diagnóstico (ahora ya oficial) y ahora no iba a ser menos...

Si bien es cierto que mis problemas estomacales han mejorado (lo que era de esperar dado los 2 meses y medio de dieta sin gluten que llevo), el resto no está mejorando demasiado.

Cuando me dieron el resultado de mi análisis de sangre (antes de la endoscopia) me dieron un pequeño folleto de ACEGA (Asociación de Celíacos de Galicia) que traía una tabla con los síntomas más habituales que presentan los celíacos (sobre todo antes de su diagnóstico).



Luego, investigando por internet, encuentras muchos más y empiezas a analizar cuáles tuviste alguna vez y con qué se confundieron en su momento...

************

Reconocerse en esta lista es... no sé como explicarlo... complicado, sobre todo complicado


Te miras una y otra vez al espejo y te preguntas como hubiese sido enterarse, en vez de con 27, tal vez con 17... o con 7... o por qué no??... con 7... meses
De repente te dan envidia todos esos bebés que echan las primeras papillas y les quitan el gluten desde el principio... aunque sabes que hace 27 años ser celíaca era como vivir en un planeta diferente...

¿Cuántas veces comiste pan en tu vida? galletas? cereales? algún pastelito? y esos donuts tan ricos? y los phoskitos?
Y algo rebozado o panado? esas croquetas, calamares a la romana, los san Jacobos?
Ahora un ejercicio mental... buscad harina, fecula o almidón en los componentes de las etiquetas de los supermercados y alucinad un poco... porque si son de maiz, patata o arroz te valen... si son de otro tipo o no lo especifican... olvídate para siempre!!

Por si todo esto no bastara... tienes que explicarle a todo el mundo por qué no puedes comer ciertas cosas que antes te han visto comer y ver la cara de incrédulo de alguno que cree que aun puedes mordisquear un mendrugo de pan porque lo de 20ppm les parece un cuento chino...
Y además hay a quién le pareces exagerada diciendo que no sabes muy bien que comer y se creen que con no comer bollos y comprar un poco del pan especial ya está todo solucionado...


Al menos te queda la inocente creencia de que tus dolencias desaparecerán... pero a la hora de la verdad eso lleva su tiempo...


Y ahí es cuando viene la otra parte de mi post... porque mi estómago-intestino se recupera... pero mis ánimos siguen igual de mal...

Hace algunos años trabajé en una pizzería... y, no sé si por el contacto prolongado con la harina o por el nivel de extrés de ese tipo de trabajos, acabé quemada del todo...
Todo empezó con apariencia de infección de orina pero se prolongó demasiado... Así que no aguanté más la presión y dejé el trabajo...
Empezó mi tour por médicos para ver el por qué de todo aquello y cada vez estaba peor...
Tras medicaciones varias, especialistas, ecografías, citologías y demás... llegamos a la conclusión de que tenía que ser psicológico así que acabé en la consulta de una psicóloga...

El caso es que estube a tratamiento una temporada y mejoré bastante... pero nunca de todo
Pero, cuando empecé a tener los problemas intestinales propios de mi intolerancia al gluten todavía sin diagnosticar, empecé a empeorar de nuevo...
Lo llevaba mejor porque la parte más psicológica la tenía controlada por la terapia... aunque creía que el trabajo nuevo que tenía y algún tema personal también me estaban influyendo...

Después del diagnóstico de EC y leer sus típicos síntomas a nivel psicológico comprendí por qué nunca me recuperé del todo...
Pero no soy tan ingenua... la EC no es todo lo que tengo en la cabeza... pero está claro que me ha perjudicado mucho...


Antes vivía condicionada a lo que la ansiedad hacía en mí... ahora le tengo que sumar la EC y su estricta dieta...
Me niego a terminar agorafóbica!!... Pero sé que es pronto para muchas cosas...
Pero la gente de mi alrededor está tan empeñada en quitarle hierro al asunto y que haga vida normal que logran agobiarme...
Que si cenas (que al final son ensaladas por lo del gluten), que si venga a preguntar si vamos al quinto infierno de marcha (o a sitios con trillones de gente que me den ansiedad o asma... que da un poco lo mismo), que si vente para aquí, vente para allá, tienes que venir, y anda que ya te vale no venir...


Está claro que necesito un tiempo para adaptarme y un poco de tranquilidad... pero por lo que veo eso está complicado...
Por eso, si mejoro de lo de la ansiedad, tal vez me apunte a alguna de las convivencias de Face Joven...


bikiños

la brujilla (cansada de tanto pensar) del noroeste

3 comentarios:

Pikerita dijo...

¡no desanimes!.. Aunque te doy la razón en que necesitas un tiempo de tranquilidad y adaptación. Yo recuerdo que la primera vez que fuí a la compra después del diagnostico de mi hija..¡¡volvi con el carro vacío!!..¡¡no sabía qué comprar!!.. Luego me llamaron maniática por decir que no se cortara el pan en la mesa y no lo pasaran por cima de los alimentos unos a otros... ufff Han pasado 6 años y ahora todos me ven experta.. todos se fían de lo que digo y me piden consejos.
Perderás el miedo a salir.. pasarás de los consejos absurdos.. controlarás tus comidas sin problemas.. sabrás donde ir y cómo.. sabrás responder a los comentarios.. Pero necesitas tu tiempo así que dátelo y siéntete agustito.
Un besote.

bajoqueta dijo...

Ai como me suena mucho de lo que has contado...

bajoqueta dijo...

Perdón que quería escribir más y he apretado el intro jajaja.

Me suena muchísimo lo que has contado. Cuando el dignóstico es de mayores en parte creo que es peor, porque ya hemos probado las cosas con gluten. A mi me la diagnosticaron hace 7 meses, con 35 años. Ya iba preparada porque en los analisis ya salió positivo. Y iba muy concienciada que sería eso. Así que el día ese no fue demasiado sock, a parte que llevaba más de un año encontrándome fatal y tener algo a que darle la culpa de todo me hizo descansar un poco. Una anemia que no se curaba de ninguna manera, y encima todo el mundo rallándome que debía comer más, etc. etc. Luego todos se callaron claro.

Al principio no es fácil, pero luego te vas acostumbrando. Yo me he peleado con mi familia y con amigos porque no me han entendido. El cansancio no acaba de marchar y no lo entienden. Piensan: "Ah vale, ya tienes diagnóstico, pues ya tienes que encontrarte bien". Y no claro... tu te encuentras mal y al final te cansas de explicarlo una vez y otra. Así que estoy bastante en casa porque ahora no trabajo. Salgo bastante sola o con mi pareja, pero con mucha gente ya paso. Mucho ánimo y ya verás como todo se irá poniendo en el sitio :)

glutoniana